UN CIELO MAL BARRIDO

MEMORIAS DE AFRICA Parques de Kenia y Tanzania

Para amantes de los animales, de la naturaleza, de dramáticas puestas de sol y esplendorosos amaneceres dispuestos a recorrer muchos kilómetros, tragar polvo y aguantar temperaturas extremas. El premio… ¡vayan y vean! Nairobi En la capital podremos dar de comer a los animales huérfanos en el World Wilde Foundation for Natura Animal Orphanage, sentirnos como Meryl Streep en Memorias de África en
el Museo Karen Blixen (morada de la escritora danesa autora del libro en que se basa la película) y visitar el Parque Nacional de Nairobi (leones, rinocerontes, búfalos, leopardos y otras muchas especies), cerrando con una cena en el mítico restaurante Carnivore especializado en carnes a la parrilla ensartadas en espadas masai, de avestruz, camello, ñu, cebra, cocodrilo… Parque Nacional Nakuru y Lago Naivasha Los 156 kilómetros que separan la capital del Parque Nacional Nakuru discurren por la A104 al borde del hermoso Valle del Rift. Desde la entrada ya se escucha el murmullo de las bandadas de flamencos que le han dado la fama y se divisa una mancha rosa en el límite de la tierra, entre la sabana de acacias amarillas. También es lugar de culto para amantes de los rinocerontes ( blancos y negros), así como leopardos, leones, colobos, ñúes, impalas, gallinitas de Guinea y múltiples aves de exóticos colores e incluso algunos ejemplares de águila de cresta larga. La panorámica del lago desde el mirador Baboon Cliff Lookout la amenizan los hyrax (damán en español); curiosos animalitos, de la familia de los elefantes, con aspecto de conejo de Indias que habitan Africa desde hace 50 millones de años y han dado nombre a España al confundir los fenicios en el s. XII a estos animalitos con los conejos que habitaban las costas de Iberia y pensar que eran damanes llamando al país descubierto por ellos I-sephan-im que evolucionaría hasta el actual nombre.
El lago,, situado sobre un cráter y calificado como Humedal de importancia Internacional, es fuente de vida para el país y uno de los pocos de agua dulce en el Este de África. No solo lo pueblan variadas especies de la fauna keniata, también la flora es rica y las plantaciones de flores suponen el 75 por ciento de las exportaciones del país. Lago Naivasha se recorre en barcas a motor, preferentemente al amanecer cuando los contrastes de luz salpican de pinceladas amarillas los nenúfares que recubren las márgenes del lago donde pacen ajenos a nuestra curiosidad, impalas, búfalos… mientras dominan el agua pelícanos, garzas, martín pescador e hipopótamos. En tierra firme, al alcance de la mano, cebras, más ñúes, impalas y jirafas.
Las migraciones de ñúes Las migraciones, uno de los grandes atractivos del viaje, constituyen uno de los espectáculos vivos más impactantes que se puedan presenciar. Son muy pocos los puntos de la Tierra donde aún tienen lugar. En total más de un millón de ñúes, unas 200 mil cebras y 400 mil gacelas de Thomson se mueven cada año, de enero a diciembre, en busca del agua entre el Parque Nacional Serengueti en Tanzania y el noroeste de esta Reserva de la Biosfera ya en Kenia donde toma el nombre de Parque Natural Masai Mara por la población que lo habita y por el rio principal que han de atravesar con riesgo para sus vidas.
El factor climático determina estos desplazamientos masivos en los que el río es un gran protagonista. La manada, encabezada como en una punta de flecha por un macho más decidido que los demás, se aventura a vadear por donde el cauce parece menos profundo y el caudal menor. El miedo a la muerte se puede sentir y casi oler en su vacilante avance que más parece la huida de un enemigo imaginario. Los que quedan atrapados en algún desnivel del río o caen arrastrados por el empuje de la manada harán posible que el ciclo de la vida continúe ya que cocodrilos, hienas, buitres y otras especies esperan impacientes su turno de comida.
Parque Masai Mara El parque no está vallado y la vida del nómada masai transcurre como si el tiempo no lo hubiera hecho. Están presentes en todo lugar, pues se les permite vivir en la reserva y cazar para alimentarse. Muchos han abandonado sus viviendas tradicionales por casas de chapa, sus llamativas mantas rojas y su club (maza para matar con forma de cabeza de fémur, seguramente de aquí viene el nombre del palo de golf) para vestir anodinas prendas de corte occidental; pero aún podemos verles en sus bomas (poblado masai) construidas con excremento de vaca y barro y alimentándose como antaño a base de una mezcla de leche y sangre de sus rebaños de cabras o haciendo una exhibición de sus danzas de saltos. En Masai Mara encontraremos también leones, impalas, elefantes, jirafas, buitres y ratones de la pradera, lagartos de extraños colores y naturalmente un variado y amplio número de aves de hermosísimos colores.
Tanzania Lago Victoria y Parque Nacional Serengueti Es posible volar desde Masai Mara hasta el Serengueti pero nos perderemos experiencias únicas como isla Lukuba (Lukuba Island Lodge), en el Lago Victoria, con capacidad para 20 personas y los paisajes rezumando rojos arcillosos en contraste con el intenso verde de los campos de té y caña y los arbolados montes que nos llevan hasta la entrada Ndabaka Gate del Serengueti donde nos esperan muchos más ñúes, hienas, guepardos, leones, haribúes, cebras, elefantes, impalas, babuinos, hipopótamos, Elan, gacelas de Grant y de Thomson, avestruces, águilas y otras aves multicolores.
Ngorongoro El pago para el cráter del Ngorongoro es en Naabi Hills desde donde se divisa el camino recorrido y entendemos por qué Serengueti significa llanura sin fin. A 20 kilómetros la entrada al Parque y tras unos kilómetros más la vista del cráter que estremece, pues el fondo es una línea blanca de sal que divide el paisaje como un cuchillo. Este es el hábitat de los cinco grandes: leopardo, león, bufalo, elefante y rinoceronte pero también de otras muchas especies: Facóceros, avestruces, gacelas de Thomson, pájaros secretario, hipopótamos, cebras, hienas, Dick-dick de kirk (una especie de antílope) y, por supuesto ñúes. A 90 kilómetros del lago Manyara queda el aeropuerto de Arusha ciudad donde se encuentra una preciada y escasa piedra semipreciosa, la tanzanita. Desde aquí podemos volar a Nairobi de regreso o continuar camino de alguna de las bellísimas islas de la costa africana. Nosotros elegimos Zanzíbar.
Zanzíbar- Stone Town La llegada a la isla de Zanzíbar desde el aire es ya un regalo en sí misma. Aguas turmalinas envuelven a las islitas que rodean a la isla madre. Isla de especias rodeada de bellísimas playas de una arena casi blanca y tacto de harina, aguas turquesa y arrecifes de coral.
La costa Noreste la han dedicado a la construcción de hoteles de lujo para el turismo internacional mientras que la capital Stonetown, en el sudoeste, donde aún hay vestigios de lo que fuera el comercio de esclavos en una de sus versiones más tristes, queda para las compras y el callejeo por la ciudad declarada por Unesco en el 2000 patrimonio de la humanidad, recordando a Freddie Mercury cuya casa natal es hoy una galería comercial o a Ian Fleming cuya vivienda es ahora un simpático restaurante. Muy recomendable alojarse en el hotel Emerson Spice que cuenta con tres edificios patrimonio de la humanidad dentro de la kasbah.
Por lo demás la ciudad está muy abandonada y sus magníficas puertas de estilo árabe y los edificios construidos con muros de coral, en un estado grande de abandono que lleva a los nativos a preguntarse adónde va a parar el dinero de Unesco para el mantenimiento de este gran patrimonio cultural. Como otras magníficas ciudades del mundo un poco de maquillaje le devolvería gran parte de su antiguo esplendor. Contacto en Tanzania para turistas sin agencia Nelson Isaac telephone number +255 769273555 nelsonisaac4@gmail.com Información de utilidad Kenia http://www.turismokenia.com/es/ http://www.kenyalogy.com/esp/parques/parques.html Carnivore, Nairobi. E-mail: reservations@carnivore.co.ke. Alojamientos en Masai Mara http://www.ikuska.com/Africa/natura/parques/kenia_index.htm Blog para ver en qué época viajar para ver los movimientos migratorios http://naturalezayviajes.blogspot.com/2009/03/kenia-masai-mara.html Tanzania http://www.tanzaniatouristboard.com/ http://www.exploratanzania.com/es_ES/ Lukuba Island Lodge http://www.lukuba.com/index.html

INDIA Rishikesh cuna de la espiritualidad

India es un detonador de conciencias, presente en cada momento del día mientras caminas, paseas, viajas, comes, hueles. Es imposible pasar por este país y olvidar.
Casi 1400 millones de habitantes; circulan día y noche por calles y carreteras sumidos en un mundo multicolor y ruidoso coexistiendo con animales y rigshaws. Pero cuando elegimos como destino Rishikesh, la cuna mundial del yoga donde posiblemente se concentra el mayor número de ashrams del mundo (lugares de meditación) entonces podemos transitar del bullicio incesante del mundo exterior al silencio del mundo interior en apenas unos segundos. No hay rincón sin un pequeño altar donde colocar incienso y flores, donde no se erija un templo o un ashram para reposar los huesos cansados y los estómagos desfallecidos, como hiceran en los 60 los Beatles mientras componían 48 de sus canciones.
Rishikesh y Laxman Jhula, separadas por un par de puentes sobre el tumultuoso Ganges, próximo a su nacimiento en los Himalayas, son cada vez más visitadas por un turismo de intereses espirituales. El reclamo de sus centros de meditación, yoga y otras prácticas como el trekking y la comida vegetariana o los tratamientos ayurvédicos han convocado a los viajeros del alma y del culto al cuerpo. Para alcanzarlas es preciso llegar a Haridwar, o a Dehradun desde Nueva Delhi, a unos 230 kilómetros que en India equivalen a más de 5 horas de conducción por carreteras transitadas por monos, bueyes, bicicletas, vendedores ambulantes e innumerables camiones y vehículos de lo más variados, aunque ese recorrido puede ser parte de la emoción de conocer India.
El alojamiento está garantizado con más de una veintena de hoteles y una amplia gama de precios desde el lujoso Ananda, antigua residencia del Maharajá de Tehri-Garhwal, hasta la estancia en un ashram.
Todos los días el visitante puede acudir al amanecer o al atardecer a los rituales de saludo y adiós al sol a orillas del Ganges, unirse a los cánticos y si lo desea sumergirse en sus aguas para purificarse. Pero si participa solo como espectador de las ceremonias, los cánticos, las ofrendas florales al Ganges, la multitud apiñada en las escalinatas próximas al agua, las unciones… el espectáculo y la conexión espiritual están garantizados.
También son atractivos el comercio (se encuentran toda clase de artículos de joyería, ropa, cosmética natural ayurvédica y de los himalayas, artesanía variada, especias y casi todo lo que uno pueda imaginar) y el propio trajín de las calles. Para los amantes del senderismo hay rutas bellísimas y guías locales que pueden contratarse también en los hoteles. Los más tranquilos encontrarán diversos centros de masaje tradicional y ayurvédico así como spas, centros de yoga y de meditación donde practicar en soledad o en compañía.
Convivirán por calles y puentes con animales, motocicletas, sherpas, y gente común local y extranjera y podrán detenerse a comer, a enviar un mensaje por internet o a charlar con el amable propietario de algún negocio deseoso de saber más de los visitantes.
En ningún momento sentirán la cartera o la integridad personal amenazadas y aunque les intenten vender algo será sin pasar los límites de la corrección. Disfrutarán de la risa de los niños y de sus madres cuando les enseñemos las fotos tras haberles pedido permiso para retratarlos. Departirán con otros extranjeros en circunstancias parecidas a las nuestras y constatarán que nada importa tanto como sentirse bien con uno mismo.
Namasté

seca


Seca
de manos en mi cuerpo
traigo tu aliento
a mi memoria
caliento el espejo con tu sombra
y no sé romper
porque fue dádiva del cielo
tu presencia ignota.
No, ya no llora mi boca
el nombre de su hambre
no llama la mano
con aldaba
a la puerta del sueño
penélope no espera
no hay tejido
sólo amor en barbecho
colgado de nubes compartidas
neuronas hermanadas
atascadas en el miedo
miedo al dolor, al amor, al dolor, al amor.....

Recuerdo





Nadar en tu recuerdo anegado de lágrimas no es vivir,
sino arribar a una orilla de oasis sin agua, sin palmeras, sin perfil.
Por eso tu rostro asoma entre la retama en flor mientras paseo
y me sonríe al evocarlo en las noches de insomnio.
Construyo tu imagen sobre una nube y con ella la deshago
como el mago que rasga sin romper y cercena sin cortar.

Déjame salir del cálido hálito que precede a tus besos
y anuncian la tormenta desatada de tu cuerpo enhebrado en mi memoria.

No niego tu existencia ni renuncio a ti
estás integrado en las células de mi sombra.